Get a job, fucker.

En estos días, solo uno de mis dos compas (de meadas) había podido seguir con la idea de enfilarse en las líneas de la policía-ministerial-preventiva-estatal-matanarcos-y-secuestradores-culeros-del-demonio,  dejando esto; la posibilidad de que yo ocupara su antiguo trabajo no menos aventurero. Asesor de cursos (de computación) a los reclusos del único CERESO de la ciudad.

Los cursos, según parece son de office, o al menos de Word, y vaya, yo no soy un experto, de hecho, sé prácticamente nada,  solo escribir y escribir, wordart y eso ya hasta estéticamente se ve feo así que no cuenta, intuitivamente puedo poner una tabla de Excel, una imagen o alguno de esos elementos, pero considero que soy un pinchi gusano y mi conocimiento es un ápice de lo que verdaderamente se puede llegar a hacer con tan solo el Word. Bueno, exageré un poco, pero es un hecho que hay funcionalidades que nadie conoce, esos 700mb no son precisamente basura.  Pero no me importa en lo mínimo, recordar que debido al tabú detrás de mi profesión yo soy un hacker que puede robar contraseñas de correos electrónicos  de sus novios o novias para saciar su curiosidad de la fidelidad del susodicho, entre otras cosas igual de productivas.

Pero no tenía miedo al trabajo, después de todo soy un maestro de la improvisación, además de que mi compa me había dicho que no sería nada difícil por ese lado. Me habló de sus experiencias con los reos, lo primero que se me viene a la mente es el hecho de que un preso enorme y con cara de matón le pedía series, su favorita era Prison break,  y que durante sus clases es todo lo que hacía, ver su serie en absoluta calma y silencio, lo difícil en mi caso es que lo último que le llevó mi compa fue la última temporada de prison break, y si hay algo que no quiero es a ese cabrón pensando en que hacer para no aburrirse.

Es cierto que parecía un trabajo no tan malo, el horario me caería como anillo al Frodo, con tiempo de sobra para terminar un proyecto que tengo entre manos y pues para seguir asistiendo al japonés, pero ya es hora que mi compa no me habla para confirmar y empiezo a pensar que ya valió madre.

Ya ven como soy yo de pesimista. ¿Soy yo o estoy perdiendo el toque? Es que la mera verdad me está llevando la chingada de sueño. 

I Rise, you fall by Steve Jablonsky, escúchala, sentirás ganas de matar Decepticons una paz enorme.


5 comentarios:

4narqu1sta 2uper3strella dijo...

La desesperación es una parte de mi que no me gusta, soy re-te-desesperado...

Y me vuelvo energúmeno por lo mismo... ¿Será que no soy pasivo? No, no... En el buen sentido, claro...

Saludos Líder...

Cheers...

NTQVCA dijo...

Y si tu le hablas?

Pa´que salgna las cosas tambien hay que empujarlas, tú intenta, luego nos platicas, suerte!

la MaLquEridA dijo...

Estoy de acuerdo con NTQVCAXYZ, es mejor que no esperes y que tú le hables.
Así por lo menos se te quitará la duda, y a lo que le sigue.

Qué te digo para que te sientas bien?.

Solo deseo que tu amigo te hable para lo mejor, vale?.

Ciao Rich.

Rich dijo...

Gracias por los comentarios, mañana mismo le hablo, palabra'

Jolie dijo...

Mi rich no desespere a lo mejor suamigui anda ocupado haciendo preparativo que tal que en una de esas podra ordenarle queordenen celdas a los reclusos


... celdas del excel eh? :P